2: Lugares de trabajo saludables para todas las edades

2
Lugares de trabajo saludables para todas las edades

Modelo de capacidad de trabajo

La capacidad de trabajo puede definirse como el equilibrio entre los recursos del individuo por un lado y los factores relacionados con el trabajo por el otro. Los recursos personales son las capacidades funcionales y la salud del trabajador (primer piso), las competencias y habilidades (segundo piso) y los valores, actitudes y motivación (tercer piso) del mismo.  El trabajo incluye el contenido del mismo, el entorno de trabajo, la organización y el liderazgo (cuarto piso). Las escaleras entre los pisos subrayan la idea de que las distintas dimensiones de la capacidad de trabajo interactúan entre ellas. 

Los recursos personales cambian, por ejemplo, con la edad, mientras que la globalización y las nuevas tecnologías afectan las exigencias laborales. Por tanto, los factores que influyen en la capacidad de trabajo cambian continuamente. Para garantizar una buena capacidad de trabajo a lo largo de la vida laboral deben llevarse tomarse medidas en lo relativo a todas las dimensiones de la capacidad de trabajo: salud, habilidades y competencias y motivación. El mantenimiento y la promoción de la capacidad de trabajo exigen un adecuado liderazgo y cooperación entre empleadores, gestores, supervisores y trabajadores. 

La capacidad de trabajo también se ve afectada por el entorno extra laboral. La familia y el círculo más cercano del individuo pueden afectar a la capacidad de trabajo de multitud de maneras a lo largo de la vida. Por ello conciliar la vida profesional y la vida privada es de gran importancia. 

La sociedad y el ambiente operacional crean la infraestructura, los servicios, y reglas que pueden ayudar a las organizaciones a mantener y promover la capacidad de trabajo.